Actualidad

Paro de 48 horas en rechazo al Proyecto de Ley que dispone uso “dispendioso” de recursos de Caja Nacional

El primer día del paro nacional de la Caja Nacional de Salud (CNS) se viene desarrollando con la atención de Emergencias e inyectables, en la mayoría de los hospitales y policlínicos.

El paro anunciado la semana pasada por dirigentes de la Federación de Sindicatos de Ramas médicas de la Caja Nacional se acta en varias capitales del país, por parte de los afiliados y personas del seguro de salud de los trabajadores, aunque el paro no es en todo el país.

El dirigente de la Federación de Sindicatos Médico y Ramas y Afines (Fesimra) sostiene que es importante que la población conozca todas las demandas del sector como ser la contratación ilegal de profesionales en salud que vulnera los estatutos de los colegios médicos y la Ley 3131.

“La Ministra ni se refiere. Está vulnerando la ley 3131 y los estatutos y reglamentos de los Colegios de Profesionales. Todos los que administran la salud del país son interinos; entonces, eso debería ser concursado por concurso de méritos y exámenes de competencias”, denunció Valenzuela.

Los funcionarios de la CNS dieron a conocer que la Gerencia General de la institución está vulnerando el código de seguridad social, por lo que esto llegaría a perjudicar los beneficios sociales que tienen los trabajadores, médicos, enfermeras y profesionales en salud de la entidad.

Asimismo, rechazan la Ley de Crecimiento y Desarrollo de la CNS, y que cada regional a nivel nacional sólo se está atendiendo en los servicios de emergencias e inyectables de los hospitales y policlínicos.

“El Sindicato Médico y Ramas y Afines (Simra) de la CNS dio a conocer que desde la gerencia General están atentando contra esta Ley para que se nos quite los beneficios que tenemos como funcionarios de la institución”, señaló Gabriela Gonzales Terrazas responsable de inyecciones.

Además, se dio a conocer que, si sus demandas no son escuchadas por las autoridades de la CNS, se tiene previsto realizar un paro de 72 horas la siguiente semana, como también otras medidas de presión.