Actualidad

Día Mundial del Donante de Sangre: La población boliviana es altamente solidaria

En diversos países del mundo en esta jornada se realizan actividades de agasajo a los donantes voluntarios no remunerados de sangre que salvan vidas, contribuyen a la salud de madres en estado de embarazo con complicaciones, pacientes en cirugías, accidentes y producto de desastres naturales entre otras razones.

En países europeos instituciones de salud dan pequeños obsequios a los donantes voluntarios como muestra de agradecimiento a su aporte a los pacientes, conciencia que ha logrado crear una base estable de donantes regulares que también permite garantizar un suministro fiable y suficiente de sangre no segura

En nuestro país la población y en particular la Juventud es la más accesible a constituirse en donante voluntario, según datos del Ministerio de salud el 32,9% de las donaciones de sangre fueron voluntarios, de los cuales, en su mayoría fueron concretadas por mujeres de 18 a 25 años de edad.

La falta de sangre para transfusiones es causa de muerte más frecuente, pero también sufrimiento para muchos pacientes. El viceministro de medicina tradicional, Walter Gutiérrez afirmó que la cifra de voluntarios habría ascendido significativamente.

“Está creciendo la voluntad de donar sangre, por ejemplo el 2003 alrededor de 35.641 personas donaban sangre (entre voluntarios y exigidos), el año pasado (2018) esta cifra ascendió a 124.899 personas, imagínense este crecimiento. Si hablamos de donantes voluntarios en 2003 habían 6.212 y en el año 2018 alcanzamos a 41.068 voluntarios altruistas”, precisó Gutiérrez.

Asimismo, el Servicio Departamental de Salud (Sedes) Pando sostiene que la necesidad de sangre en ese departamento es de 120 unidades de sangre mensualmente, pero los 150 donantes que aproximadamente contribuyen al mes no alcanza para la demanda de pacientes, según informa Juan Carlos Pavel Suarez, responsable del Banco de Sangre de Referencia Departamental de Pando.

“Donar sangre significa ayudar de forma voluntaria a una o más personas a que puedan seguir viviendo, además, que cumpla con los diagnósticos y laboratorios de certificación de sangre segura para el paciente que lo requiera”, manifestó Pavel Suarez.

La transfusión de sangre es una de las ocho intervenciones claves para salvar vidas en hospitales, mismos que ofrecen servicios de atención obstétrica y emergencia.

El donante debe ser mayor de edad, gozar de buena salud, portar su carnet de identidad y no haberse hecho una intervención quirúrgica reciente, todos estos parámetros serán evaluados por el personal del banco de sangre.